Violación de segmento en el analizador de uso de disco

abril 8, 2009 en 6:33 PM | Publicado en Consejos y utilidades | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

En las distribuciones GNU/Linux que usan GNOME como su entorno de escritorio predeterminado (leáse Debian, Linux Mint o Ubuntu), la herramienta predeterminada que sirve para analizar nuestro disco duro y saber el tamaño que ocupa cada carpeta es baobab, aunque dentro de GNOME nunca es llamada por ése nombre, siendo más bien el “Analizador de uso de disco”.

pantallazo-analizador-de-uso-de-disco

Esta aplicación, como se puede suponer, hace un escaneo de las carpetas o unidades que especifiquemos y nos muestra con un gráfico muy intuitivo cuáles son las que ocupan más espacio en la unidad y su estructura.

Toda esta cátedra viene a cuento por que últimamente he estado usando mucho dicho programa, puesto que ando en el proceso clásico de las copias de seguridad. Y claro, me es muy útil para saber qué directorios ocupan más y qué es lo que tienen, para que el backup no crezca hasta dimensiones estratosféricas.

Por eso me quedé demasiado mosqueado cuando hace unos momentos, de buenas a primeras, la aplicacioncita de marras no quiso arrancar. O bueno, debería decir que arrancó, pero se cerró instantáneamente. Como cualquiera que tenga dos dedos de frente y use GNU/Linux o BSD o cualquier otro *NIX, intenté iniciar el programa desde consola, que siempre es lo mejor para saber de posibles fallos. Pues va, que lo intento iniciar y me tira lo siguiente:

kureno@LunaNueva:~$ baobab
Violación de segmento

¡Hala! Vamos bien. Una violación de segmento.  Y nada más para saber qué demonios ocurre. Ya puestos, sigue lo clásico: intentar desinstalar y reinstalar el programa. Vamos a Synaptic (o desde consola, da igual) y nos damos cuenta de que el paquete ‘baobab‘ no está. Buscamos más y descubrimos que dicha herramienta está, pero dentro del metapaquete gnome-utils. Pues hala, a reinstalar. Terminamos y nos damos cuenta de que sigue igual. Mola.

Veamos, ¿qué más podemos intentar? ¡Ya sé! Veamos si podemos iniciarlo como root. Nuevamente desde consola y usando su o sudo, vemos que si funciona, por lo que es concluyente que no es un fallo del programa. Si lo fuera, no arrancaría con ningún usuario. Entonces… ¿qué puede ser?

Pensando un poco (o un mucho, depende, es usar razonamiento deductivo =3), llegamos a la conclusión de que lo único que diferencia el comportamiento de un programa entre varios usuarios es la configuración personal. Es decir, que de forma intencionada o no, algo le movimos a nuestra configuración personal que hace que el programa tenga error. ¿Qué hacer?

Existen varias rutas y dependen de la aplicación en cuestión. Si el programa se puede reconfigurar desde la línea de comandos, pues nos tocará leernos el man y ver si encontramos algo. O borrar el directorio asociado (y oculto) de nuestra carpeta personal. O buscar en la Herramienta de configuración, que en este caso en particular, es lo que funciona.

Abrimos dicha herramienta con un Alt + F2 y escribimos gconf-editor. Ahora, navegamos hasta /apps/baobab/properties y buscamos el valor skip_scan_uri_list en el lado derecho:

pantallazo-editor-de-configuracion-properties

Doble clic y en la siguiente ventana seleccionamos el valor file:/// y con el botón Quitar, lo eliminamos:

pantallazo-editar-la-clave

Cerramos todo e intentamos iniciar el Analizador de nuevo. Si todo se hizo bien, pues ya debe de funcionar. Ahora, no olvidéis apuntar esta solución, que seguro les puede pasar de nuevo ;-).

Nos vemos.

Human Revelation Hybrid

diciembre 2, 2008 en 12:46 AM | Publicado en Debian, General, Los días nada interesantes | Deja un comentario
Etiquetas: , , , ,

Pues como dice Linuxman: “si no tienes nada que publicar… pues un screenshot” ^__^.

Human Revelation Hybrid 1

Human Revelation Hybrid 1

Human Revelation Hybrid 2

Human Revelation Hybrid 2

Éste es uno de los temas que más me ha gustado como me ha quedado, puesto que combina sencillez y claridad en un mismo tema.

El tema GTK es Clearlooks Classic, modificado en varios puntos con el programa GNOME Color Chooser.
El borde de ventana es Human Synergy, del GTK del mismo nombre.
El set de iconos es GNOME-Colors, variación Human.
El fondo de pantalla está incluído con el tema GTK Pucko Modern.

¿Y por qué le puse Human Revelation Hybrid? Por que el tema en sí lo cree usando el tema de iconos Oxygen-refit 2 Orange Version, que son más ‘modernos’, además de un fondo de pantalla fotográfico. Luego hice ésta mezcla, que al final me gustó más. Además, después de mucho estar combinando temas, y que al final ninguno me gustaba, me puse a jugar con las paletas de colores de varios de ellos, y dígamos que tuve una “revelación” al usar los tonos de naranja de los temas Human de Ubuntu y del motor Rezlooks.

Cambiar el tamaño de la ventana de terminal en GNOME

noviembre 22, 2008 en 2:05 AM | Publicado en Consejos y utilidades, Liberación digital | 2 comentarios
Etiquetas: , ,

Cuando uno es usuario de GNU/Linux y aparte le agradan a uno las cosas “difíciles”, entonces es muy seguro que sea del personal agrado el usar mucho la terminal o consola. Y claro, comparadas con la que sigue llevando Windows en cualquiera de sus versiones, las terminales de la familia de los UNIX tienen una flexibilidad tremenda.

Pero en GNOME hay un problema. Gracias a no se qué genial idea de los tipos detrás de Metacity, el gestor de ventanas no guarda nativamente ni el tamaño ni la posición de las ventanas en el escritorio. ¿El resultado? Tener que redimensionar y reubicar ventanas manualmente. Y esto es especialmente engorroso con la terminal (o más propiamente, GNOME Terminal), puesto que para trabajar a gusto en ella hay que estarla redimensionando a cada rato.

Pues ya no. Gracias a una investigación rápida que me he hecho por el Web, encontré una manera sencilla de que todas las terminales que se abran, tengan un tamaño predefinido.

El procedimiento es muy simple. Abrimos una terminal y accedemos como root. Luego navegamos hasta

/usr/share/vte/termcap

En donde encontramos un archivo llamado xterm. Hay que editar éste archivo. Si lo queréis hacer con gedit o nano u otro editor, es a vustro gusto. Yo lo haré con nano. Como sea, hay que buscar la siguiente línea:

:co#80:it#8:li#24:\

Es una de las que tienen sangría y está relativamente cerca del principio del archivo. Aquí, hay que cambiar los valores que tienen co y li. Es decir, columnas y neas. Introducimos los valores que queramos y guardamos el archivo.

Listo. Reiniciamos la terminal y veremos que cualquiera nueva instancia que abramos aparecerá con las nuevas medidas. Sencillo, ¿no?

Cuelgue al usar GIMP y el motor Murrine: como solucionarlo

octubre 20, 2008 en 12:49 AM | Publicado en Consejos y utilidades, Gnome, Liberación digital | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

Hace un tiempo me di cuenta de que al intentar crear una imagen nueva en GIMP, si estaba usando un tema basado en Murrine, el programa se colgaba al mostrar el diálogo de nuevo archivo.

Claro, si metía un tema basado en el clásico Clearlooks o en otro engine más ‘conservador’ no ocurría nada. Pues vale, parece que por fin encontré una forma de arreglarlo.

Primero, hay que mencionar que esto es bug del engine, no de GIMP, por lo que si se os ocurría el poner un reporte en a los desarrolladores de dicha aplicación, abortad la idea (yo lo hice y me mandaron al queque XD).

Pues como sea. Según me enteré (y pude comprobar luego), el fallo ocurre solamente cuando se usa el tema pequeño (Small) de GIMP, ya que al usar el tema normal, no pasa nada. Sabiendo esto, tenemos varias soluciones. Podemos usar otro tema en GNOME, lo que no es lo ideal si nos gusta el que tenemos de momento. Podemos usar solamente el tema por defecto de GIMP, lo cual es mejor, si es que no nos molesta el hecho de que los iconos del programa ahora son dos veces más grandes. Claro, si tenemos espacio en pantalla suficiente, sea.

O podemos hacer lo siguiente. Abrimos una terminal y obtenemos permisos de root (con su o sudo, como quieran). Luego navegamos hasta la carpeta donde GIMP guarda sus temas.

LunaNueva:# cd /usr/share/gimp/2.0/themes/

Allí tenemos dos carpetas: Default y Small. Entramos a ésta última.

LunaNueva:# cd Small

Y justo aquí hay un archivo con nombre gtkrc. Éste es el archivo de tema y es el que editaremos. Lo abrimos con nuestro editor de testo preferido (yo uso nano):

LunaNueva:# nano gtkrc

Y nos abrirá algo así:

# pixmap_path “<dir 1>:<dir 2>:<dir 3>:…”
#
# include “rc-file”
#
# style <name> [= <name>]
# {
#   <option>
# }
#
# widget <widget_set>       style <style_name>
# class  <widget_class_set> style <style_name>

style “gimp-default-style”
{
stock[“gtk-dialog-error”] =
{
{ “../Default/images/stock-error-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}
stock[“gtk-dialog-info”] =
{
{ “../Default/images/stock-info-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}
stock[“gtk-dialog-question”] =
{
{ “../Default/images/stock-question-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}
stock[“gtk-dialog-warning”] =
{
{ “../Default/images/stock-warning-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}

# font_name = “sans 8”

# Enabling the following line for some reason breaks toolbox resize
# increment calculation. You can enable it to get an even smaller GUI
# but need to restart GIMP after the theme change.
#
# GtkWidget::focus_padding         = 0

GtkOptionMenu::indicator_size    = { 5, 11 }
GtkOptionMenu::indicator_spacing = { 4, 3, 1, 1 }

GtkPaned::handle_size             = 5
GimpDock::default_height          = 240
GimpDockSeparator::height         = 5
GimpMenuDock::minimal_width       = 200
GimpMenuDock::menu_preview_size   = small-toolbar
GimpToolbox::tool_icon_size       = menu
GimpToolbox::button_relief        = none
GimpDockbook::tab_border          = 0
GimpDockbook::tab_icon_size       = menu
GimpColorNotebook::tab_border     = 0
GimpColorNotebook::tab_icon_size  = menu
GimpDockable::content_border      = 1
GimpEditor::content_spacing       = 1
GimpEditor::button_spacing        = 1
GimpEditor::button_icon_size      = menu
GimpDataEditor::minimal_height    = 64
GimpFrame::label_spacing          = 2
GtkDialog::content_area_border    = 0
GtkDialog::button_spacing         = 6
GtkDialog::action_area_border     = 12
GimpUnitComboBox::appears_as_list = 0
}

class “GtkWidget” style “gimp-default-style”

style “gimp-tool-dialog-style” = “gimp-default-style”
{
GtkDialog::action_area_border = 6
}

class “GimpToolDialog” style “gimp-tool-dialog-style”

style “gimp-grid-view-style” = “gimp-default-style”
{
bg[NORMAL] = { 1.0, 1.0, 1.0 }
}

widget “*GimpContainerGridView*GtkViewport*” style “gimp-grid-view-style”

style “gimp-dockable-style” = “gimp-default-style”
{
GimpFrame::label_bold       = 0
GtkButton::focus_line_width = 1
GtkButton::focus_padding    = 0
}

widget “*GimpDockable.*” style “gimp-dockable-style”

Ahora, sólo tenemos que comentar las líneas que he puesto en negritas. Para hacer esto, agreguen una almohadilla (#) al inicio de las líneas:

# GtkOptionMenu::indicator_size    = { 5, 11 }

# GtkOptionMenu::indicator_spacing = { 4, 3, 1, 1 }

Y guardamos el archivo. Listo. Iniciamos GIMP otra vez con el tema Small y veremos que ya no se nos cierra ni cuelga. Ahora, debo decir que éste es un método que no he probado lo suficiente. A mí hasta ahora no me ha dado fallos, pero si a ustedes sí les pasa algo, pueden dejar el archivo como estaba y usar otro tema global o usar el tema por defecto de GIMP. O seguir buscando otra solución. Pero espero que esto les haya funcionado bien.

Cambiar la apariencia del botón de Slab en GNOME

octubre 3, 2008 en 12:34 AM | Publicado en Consejos y utilidades, Gnome, Liberación digital | 5 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

En un mensaje anterior puse de manifiesto mi uso del menú de GNOME Slab, o gnome-main-menu. El menú hecho por Novell para la inclusión en su sistema SuSe.

Pues bueno, desde que lo uso, una de las cosas que no me ha gustado mucho ha sido el hecho de que el texto en cuestión del botón muestra únicamente la palabra Ordenador (o Computer, en el inglés) y como imagen adjunta lleva el icono de Equipo, el cual cambia según el tema de iconos que estemos usando en el momento. Esto en sí no es un problema, puesto que tal cosa no tiene nada que ver con la funcionalidad del menú. Pero es algo que siempre quise cambiar y no había podido. Hasta ahora.

Aqui tenemos un menú Slab con el botón sin modificar

Aquí tenemos un menú Slab con el botón sin modificar

Googleando por aquí y por allá, me he enterado de una manera de lograr que dicho botón tenga el texto que queramos (o que no tenga) y la imagen que queramos (igualmente, o que no tenga). El procedimiento es en sí sencillo, aunque necesitaremos permisos de root. Vamos allá.

Primero hay que saber donde se guardan dichas preferencias en el árbol de directorios. En el caso de Slab, está en /usr/share/gnome-main-menu. Aquí hay varios archivos, más el que nos interesa es slab-window.glade. Si abrimos éste fichero con el editor de textos veremos que su estructura es algo así como la de un XML, por lo que editarlo se vuelve demasiado tedioso y requiere de conocimientos de los que no voy a hacer gala aquí, puesto que éste truco lo hice la manera ‘fácil’ 😉 .

Total, que ahora toca abrir este archivo. ¿Cómo? Simple: necesitaréis el editor de interfaces Glade, el cual es un programa que nos permite crear y editar las interfaces de usuario sobre GTK+ y GNOME. Si usáis Debian o Ubuntu, es muy seguro que lo tengáis en los repositorios. Si no os aparece, os tocará ir a la página del proyecto y agenciaros el tarball y a compilar (o buscar el DEB o RPM asociado a su distribución, si existe). No se preocupen, yo los espero.

¿Listos? Bueno, pues ahora toca abrir una consola y logearse como root (con su o sudo, según vuestra distro). Luego abrir el programa introduciendo glade-3. ¿Qué por qué hay que hacerlo como root? Pues por que -recordad- estamos por editar un archivo que está fuera de nuestro Home, en territorio del superusuario. Como sea, una vez abierto, clicad al comando de Abrir y navegad hasta la ruta que os he puesto al principio. ¿Os acordáis cúal era? ¿No?  Es /usr/share/gnome-main-menu. Ahora abran el fichero slab-window.glade.

Os aparecerá algo así:

Se ve más o menos asi

Se ve más o menos así

Como ven, es un armado de cuatro posiciones de botón disponibles. Conceptualmente, sólo hay que cambiar estos valores. ¿Cómo hacerlo? Nada más fácil. Primero que nada, no se os olvide crear una copia del archivo original, por si acaso (haciendo un Guardar como…). Luego seleccionen el valor a cambiar, por ejemplo, la imagen. Para éste elemento hay tres tipos disponibles: Tema de iconos, que es el que tiene por defecto. Tomará el icono correspondiente a Equipo de nuestro tema en uso. Luego está Stock, el cual nos permite elegir un icono del tema, sin importar cual sea, pero sólo podremos usar los proporcionados en dicho tema. Por último, está Nombre de archivo, que es el más útil, puesto que nos da la opción de escoger una imagen arbitraria para usarla.

Las opciones al elegir un elemento de imagen

Las opciones al elegir un elemento de imagen

Hay que hacer notar que la imagen que pongamos afecta el tamaño del botón y que no puede ser redimensionada dentro de Glade, por lo que si tenemos una imagen muy grande (o pequeña), hay que escalarla con un programa externo (como Gimp) y guardarla luego. Después hay que cambiar cada una de las cuatro imágenes. Ahora vayamos a por el texto.

Opciones al seleccionar un elemento de texto

Opciones al seleccionar un elemento de texto

Como se puede ver, hay varias opciones que podemos cambiar. No obstante, no me voy a poner a explicar cosas que todavía no sé completamente, por lo que sólo veremos como cambiar el texto. Es simple: seleccionamos el elemento y luego en la caja de la derecha cambiamos la expresión. Si damos clic en el botón de los puntos suspensivos a la derecha, podremos modificar otras cosas, como el hecho de que el texto que pongamos sea traducible. Esto es, que independientemente de la palabra puesta, al cambiar el idioma del sistema, dicha expresión será traducida al nuevo idioma (por ejemplo: Computer pasa a ser Ordenador o Computadora). También podremos incluir notas a los traductores y cosas así.

Si se da el caso que ustedes quieran el botón sin texto alguno, lo seleccionan y luego le dan a la tecla Suprimir. Al lado de la imagen aparecerá un cuadrado gris. Pero no queremos que quede éste cuadrado. pues nuevamente le damos clic y a la derecha se nos mostrarán unas opciones. Hay que modificar la parte que dice Número de elementos y poner el valor a 1. Repito, esto es para los cuatro botones (aunque el primer botón en vertical no deja bajar el número a menos de 2).

Opción a modificar al borrar el texto

Opción a modificar al borrar el texto

Esto también aplica a si lo que se borra es la imagen. Pues bien, yo sólo quería cambiar el icono que ponía por defecto por el de la distribución (Debian, en mi caso) y modificar el texto por el mismo nombre. Hecho esto…

Asi quedó en mi caso

Así quedó en mi caso

…guardamos el archivo y cerramos Glade. Los cambios no se verán hasta que reinicien ya sea el servidor gráfico (Ctrl + Alt + Backspace) o el sistema completo. Al final se verá así (obviamente variará según lo que le pongan):

Cuando se ha completado el proceso

Cuando se ha completado el proceso

Y eso es todo. Podremos volver a modificar el botón cuando queramos, usando el mismo procedimiento. Un apunte nada más. Antes de hacer esto, en mi menú las opciones para cambiar entre Aplicaciones, Documentos y Lugares lucían como botones, pero después cambiaron a controles radiales. Siguen funcionando perfectamente, por lo que no me afecta en nada.

Y con esto finalizo éste mini-tutorial. Como se puede ver, buscando un poco se pueden personalizar cosas que aparentemente no eran personalizables en GNOME (y en otros entornos de escritorio también). Otra de las razones para amar más al sistema del Pingüino 😉 .

Y el icono de la papelera regresó

septiembre 11, 2008 en 11:57 PM | Publicado en Debian, Lo que mola, Los días nada interesantes | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

Hace ya tiempo me ocurrió un problemita muy raro acá en el Debian. Estaba acostumbrado a tener el icono de la papelera en el panel, para que no quitara espacio en el escritorio. De esa manera, además, podía mandar archivos a ella con sólo “arrastrar y soltar”. Muy práctico.

Pero un día, de buenas a primeras, el susodicho icono en el panel se fue. Ya no apareció. Reinicié el servidor gráfico, intenté agregar el applet de nuevo al panel, pero nada. O debo decir que sí que se agregaba, pero no se veía. El único indicio de que estaba allí era que podía abrirla con dar clic sobre una ínfima línea de 1 px en el panel. Pero nada de icono.

Busqué varios métodos para arreglarlo, pero ninguno funcionó. No obstante, hoy intenté añadirlo de nuevo, y ¡oh sorpresa! El mentado iconito apareció. Funciona bien y sin problemas, al parecer. Supongo que el milagro se lo debo a alguna actualización que haya hecho últimamente el sistema. En cualquier caso, regresó y eso hizo mi felicidad del día =3.

Y el pajillero icono volvió.

Y el pajillero icono volvió.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.