Disertaciones religiosas

agosto 30, 2009 en 11:13 PM | Publicado en Los días nada interesantes, Los tiempos para recordar, OMG | Deja un comentario

Hoy hice enojar a una monja. Y no es que fuera intencional (aunque de hecho dio ésa impresión). Pero es que el asunto de esto de las religiones de puerta en puerta es algo que es tan ‘cabreante’, que simplemente no pude resisitirme.

Una de las formas más fáciles de hacer enfadar a un religioso es cuestionar su religión. Poner en duda su autenticidad y hacerle preguntas. Muchas preguntas. Y cuando dichos cuestionamientos son sacados únicamente del libro sagrado de la persona religioso/fanática (leáse Biblia, Corán o el manga de Naruto), la receta para el cabreamiento del susodicho(a) es instantánea, oiga. Y aparte, es muy divertido.

Pero no se crea que mi intención desde el principio fue ésa. De hecho, yo estaba muy tranquilo releyendo Robinson Crusoe (un libro entretenido para pasar un par de tardes), cuando mi madre me llama preguntándome acerca de cierto versículo de la Biblia. Y es que desde que mi madre también comenzó a leer más (especialmente el “500 años fregados pero cristianos“, de Rius), le ha dado por no creerse todo lo que la iglesia católica dice. Y ésta vez no fue la excepción. Y se le ocurrió que yo saliera, pues a la sazón la moja de la que hablo tocó a nuestra puerta a la testigo de Jehová queriendo hablarnos de religión. Y yo, que no quería dejar a mi progenitora a la merced de la religiosa, salí.

Y comenzó el borlote. Preguntas y respuestas evasivas a mansalva. Cuando pregunté el por qué de varias aberraciones hechas por el dios católico, ella respondió que él tenía sus razones para hacerlo. Pregunté sobre otras tantas que ha hecho la iglesia católica, me respondió que no tenía idea que pasara eso. Y cuando cuestioné el por qué debería de creerles a ellos y no a otras religiones, me dijo que yo era muy soberbio y que así, en ‘mi corazón’ (sic) no entraría el Señor. Con dos cojones.

Para éste punto las cosas ya se habían puesto muy surrealistas. Mi progenitora comenzó también a hablar y como lo que yo dijera incomodó sobremanera a la religiosa, procedió a ignorarme mientras alegaba con mi madre. Vamos, que aparte de sendas miradas furibundas que me dirigía, intentó no hacerme más caso. Pero como resulta que vengo de una familia la mar de molona, a la que no se le puede hacer callar fácilmente, tuvo que seguir escuchando mis cuestionamientos. Por que sólo hice eso. No grité, no insulté directamente y que yo sepa, no hice nada que rompiera las normas de la ‘educación’. Pero se cabreó. Y con ganas.

Al final, la mujer se fue pisando en blandito y murmurando cosas en arameo mientras mi madre y yo alucinábamos pepinillos. Y todo por lo absurdo del asunto. Que un testigo se nos saque de onda ya lo hemos visto mucho. Pero cuando esto pasa con una monja y que aparte no se queda en mosqueo, si no que es encabronamiento verdadero, pues es cosa para ver, oigan.

Pero fue leve. No hubo golpes, ni nada parecido. Únicamente una serie de preguntas ‘incómodas’ (para la monja, claro está). Eso sí, supongo que ahora tendré que andar con cuidadito, que en una de esas la mencionada junta a una turba iracunda y son capaces de querer lincharme. Pero no creo. Al fin y al cabo la religión católica predica el amor entre semejantes y la iglesia nunca ha cometido crueldades hacia otros humanos, ¿cierto? 😉

Ahora si pude ir

marzo 18, 2009 en 12:09 AM | Publicado en Animación e historietas, Los días nada interesantes, Los tiempos para recordar | 1 comentario

Después de casi 2 años de abstinencia forzada, el domingo pasado pude ir por fin (y de nuevo) a La Mole, una convención de comics, anime y manga que es organizada en la Ciudad de México. Concretamente, es una de las dos más grandes y conocidas que se hacen, siendo la otra la TNT.

¿Qué puedo decir? Después de tanto tiempo de no ir, fue reconfortante meterme de nuevo por allá. De hecho, la principal razón por la que fui, es comprar. Así de sencillo. ¿Y qué? Un montón de gilipolleces, por supuesto.

Un gran paquete de series con las cuales tengo para divertirme por un muy buen tiempo. Shakugan no Shana, Lucky Star, Eureka Seven y Sketchbook ~Full Color’s~ son algunas de ellas. Así que podré enviciarme por un muy buen rato =D.

Además de eso, también me estampé dos camisetas con imágenes de la citada Shana, y para rematar, una figura de Mikuru Asahina y un NekoPlush de Haruhi Suzumiya.

Por supuesto, éste tipo de lugares puede incitar a una locura temporal y acabar fácilmente con los ahorros, por eso tuve que contenerme para no gastarme todo mi dinero. Y aún me dejé muchas cosas que me gustaron, pero espero poder conseguirlas en la siguiente convención, la mencionada TNT.

Claro, como los tiempos anda un poco difíciles, puede que vaya a ésta o no. Todo depende. Pero por lo pronto, tengo mucho material para flipar en colores =D.

La última del año

diciembre 31, 2008 en 12:49 AM | Publicado en Lo que mola, Los tiempos para recordar, Sucesos | Deja un comentario

Pues como es casi costumbre generalizada, voy a poner el último mensaje en este año. Por supuesto, podría hacerlo más tarde (¿se han fijado a que hora estoy escribiendo esto?), pero como no creo poder encender el ordenador (y por ende, conectarme) si no hasta dentro de unos 5 días, pues lo hago ahora.

¿por qué hasta dentro de 5 días? Por que me voy a ir al clásico viaje de visita a familiares. Y como no podría ser de otra manera en el caso de una persona tan desafortunada como yo (estoy siendo deliberadamente melodramático 🙂 ), el lugar a donde voy carece por completo de computadores y conexión a la red de redes.

Así que como no voy a poder escribir al menos hasta el próximo año (se oye raro), os deseo un…

¡Feliz Año 2009!

Y que os la paséis muy bien 😉

¡Nos vemos!

¡Cuántos recuerdos!

julio 7, 2008 en 12:44 AM | Publicado en Lo que mola, Los días nada interesantes, Los tiempos para recordar, Sucesos | 5 comentarios
Etiquetas: ,

Hay veces en las que como a todas las personas que tienen Internet en casa, ya no sé ni qué hacer en el Web mientras estoy conectado. Cuando pasa eso, la mayoría de veces me da por leer artículos de la Wikipedia sin ton ni son. Y de todos los temas. En otras ocasiones, busco blogs que me interesen para agregarlos al Google Reader. Y en otras ocasiones, como a todos, me da simplemente por vagar por aquí y por allá haciendo búsquedas en el Google y el YouTube del primer tema que se me viene a la cabeza. Hoy ha sido una de ésas ocasiones.

En una investigación que comenzó con la sabana africana, se desvió a los leones, divagó al Rey León y que después fue debrayando y debrayando hasta llegar a definiciones de Software Libre y la GNU GPL (¿no es maravilloso el Internet, donde puedes empezar buscando algo y terminar con otra cosa completamente distinta y que no tiene nada que ver con la primera?), terminé en la página del Internet Archive.

Para los que andéis un poco perdidos en esto, debo aclarar que el Internet Archive es un sitio que guarda “fotos” de las páginas Web en varios momentos de su “vida”, y crea una base de datos enorme, donde podemos ver como era, por ejemplo, el sitio de Microsoft hace diez años.

Pues bien, estando allá, me puse a escribir direcciones de muchos lugares y sólo por probar, escribí la URL de una Web que visitaba hace mucho, referente a cierta serie japonesa que estaba de moda para mí en aquél entonces. Pues si, tenía un archivo de alguna páginas. Nuevamente, sólo por probar, extendí mi búsqueda para ver si había algún snapshot del foro que se había creado en ésos tiempos. Pues… ¡vaya! Sí que estaba. No todo el foro en sí. Únicamente la primera portada y la segunda del tal, pero eso bastó para que se me activara el switch de memorias y comenzara a acordarme de lo que viví allí.

Las personas que conocí. Los temas absurdos de los que ‘hablamos’. Las ideas idiotas que se nos ocurrieron (¿un espacio MSN dedicado a las sandías? En serio, estábamos tarados locos por allá XD). Vamos, que ver nuevamente ésa portada me trajo un buen momento de recuerdos. El foro en cuestión murió hace mucho, y los intentos que hicimos algunos integrantes por ‘revivirlo’ fueron infructuosos, pero queda como una hermosa memoria por que se puede decir que allí comenzó mi verdadero interés por los servicios que la Web podía ofrecerme.

En fin, que me acordé de muchas cosas.

Nota: Si alguien de aquél foro se pasea por acá, ni intentes buscar el tal grupo MSN de las sandías, por que parece que ya no está.
Nota 2: Si alguien de aquél foro lee esto de pura casualidad, comenta algo, ¿no?

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.