Mis primeros pasos con Windows XP

septiembre 22, 2008 en 9:52 PM | Publicado en Liberación digital, Opinión, Webroll | Deja un comentario
Etiquetas: ,

No acostumbro hacer copy-paste por que no me gusta para nada. No obstante, hay veces en las que vale la pena para difundir algo muy bueno o interesante. Éste es uno de esos casos:

Mis primeros pasos con Windows XP

He oído acerca de un nuevo Sistema Operativo llamado Microsoft Windows el otro día y quería probarlo porque dicen que es fácil de usar y que es intuitivo. Desafortunadamente el autor no ofrece ningún live-cd para probar todo antes de instalarlo. En vez de descargarlo de Internet, como siempre hago, he tenido que ir a la tienda de ordenadores y comprar uno por el precio de 150€. También hay la llamada “Professional Edition” pero costaría incluso mas. Lo primero que hice cuando llegué a casa fue abrir la caja, poner el cd que traía en mi lector de DVD y encender el PC. La pantalla de instalación consistía en un simple fondo azul y un menú fácil de usar. Quise respaldar mis datos primero así que intenté abrir una consola virtual pero lo normal de CTRL-ALT-F1 no funcionó (¿Que diablos?). Tuve que reiniciar, hace una copia y reiniciar la instalación de nuevo. El menú daba la opción “Instalar Windows XP” y la seleccioné.

Entonces hubo un extraño mensaje que decía “Acuerdo de Usuario Final” y tuve que aceptarlo para continuar. No había oído nunca de algo como esto en Linux así que leí la mayor parte del largo texto. No me está permitido distribuir este producto y no haré copias a mis amigos. Era de cualquier forma el extremo opuesto de otra licencia de la que había oído que se llama Gnu GPL. Después de aceptarla con F8 la instalación continuó. Windows no reconoció que tenía particiones ext3 y reiserfs en mi sistema y me dijo que había encontrado un “sistema de archivos desconocido”. Siempre había pensado que eran estándares pero puede que estuviese equivocado. Había una opción de borrar todo el disco duro e instalar WinXP y la elegí. La próxima cosa curiosa fué que Windows no crea una partición separada para mis preciados datos y solo crea una gran partición del sistema. “Puede que Windows tenga un sistema de archivos de alta seguridad que haga backups automáticos en caso de perdida de datos” pensé. Como yo tenía un disco relativamente grande no pude seleccionar Fat32 y tuve que optar por NTFS. Tardó un rato formatear el disco.
Desafortunadamente no pude seleccionar paquetes de una lista como siempre hago en Linux – Windows seleccionó todo el solo. Los únicos ajustes que pude hacer fue introducir la fecha del sistema correcta, mi usuario y algo llamado clave de registro. Esta era un numero de 25 dígitos que tuve que introducir manualmente antes de que la instalación continuase. Después de otro reinicio Windows estaba finalmente listo y funcionando – o casi. Windows quería activarse primero. Durante este proceso Microsoft intenta acceder a una web y verificar los datos de registro. ¡Ni de coña! Lo cancelé y Windows me dijo que tenía un periodo de prueba de 30 días después del que tendría que registrarme. ¡Vaya mierda!

La nueva interfaz de usuario apareció y empecé a olvidar todas las dificultades iniciales. Era un poco raro que no hubiese una pantalla para poder iniciar sesión con el usuario por defecto para el trabajo diario. Por el momento estaba en modo administrador y tenia acceso de root. Eso me hizo sentir incómodo porque mi hermana pequeña tendría los mismos privilegios en ese sistema. Tampoco había opción para ajustar los permisos de los archivos (algo como chmod) manualmente y esto podría ser otro riesgo para una estación de trabajo. Busqué el material de la documentación del sistema para empezar a ajustar mi nuevo sistema como quería pero no pude encontrar nada usable (F1 realmente no ayuda). De repente, un horrible pop-up amarillo apareció en la esquina derecha al fondo de la pantalla. Decía algo como “Nuevo dispositivo encontrado.” Una ventana en el medio de la pantalla me dijo que tenía que insertar el CD del controlador del dispositivo y pulsar en “Continuar”. Al principio no sabía lo que era pero de repente me dí cuenta de que un controlador de dispositivo era algo como un modulo. Me acuerdo que venía un CD con mi impresora y lo encontré en una caja en el ático. Pulsé en “Continuar”. Mi nuevo sistema me advirtió que el controlador del dispositivo no había pasado el test de compatibilidad de hardware y que debería probar otro controlador. Estaba un poco asustado de darle a “Continuar” pero finalmente me decidí a hacerlo y – todo fue perfectamente. Estaba un poco irritado porque el estúpido mensaje me cabreó pero no tenía tiempo para quejarme. Después de eso instalé todo el hardware y estaba preparado para navegar.

No había cortafuegos ni anti-virus instalado y me sentí un poco inseguro cuando entré por primera vez en la web. Estuve navegando durante dos minutos mas o menos antes de que recibiese un mensaje de “Al Dick” que me ofrecía una ración-durante-seis-años de Viagra. Dejando a un lado que no necesito ese tipo de cosas (¡de verdad!) era increíblemente cabreante. Encontré un how-to en la red para desactivar esos mensajes. El Internet Explorer no tiene filtro de popups y parece atraer publicidad y después de quince minutos mi barra de tareas parecía un campo de batalla de spam. Tuve que cerrar todas las ventanas manualmente. Mi antiguo navegador Firefox traía posibilidad de pestañas incluía pero parece ser que IE tiene sus propias reglas y estándares de navegación. Pero eso fue solo el principio: Cuando quise chatear con mis amigos descubrí que Windows Messenger no soporta ICQ, AIM, TOM ni Jabber. Tenía forzosamente que crear una llamada cuenta de MSN para continuar pero me negué. Cuando quise mirar un DVD nuevo que había comprado en Francia Windows Media Player me dijo que no podía usar mi dvd en el PC debido al llamado “código de región”. Estaba algo confuso acerca de todo esto y le pregunté a un amigo que debía hacer. Me dijo que hay transferencia de datos desde mi PC con Windows directamente a Microsoft con el objetivo de comprobar mis especificaciones de hardware y hacer un chequeo de autenticidad de mi software. Estaba indignado. Estaba pagando un montón de dinero para tener un sistema estable y seguro que respetase mi privacidad y no una basura charlatana con fallos abierta a los demás como la puerta abierta de un granero. Quise echarle un ojo al código fuente para ver si esas recriminaciones eran correctas pero no pude porque ¡no había código fuente incluido! No quiero hablar de la llamada “jerarquía de archivos” de XP donde los ficheros de configuración del sistema pueden son accesibles vía C:\Windows\system en vez de /etc. No quieres saber lo que es la desfragmentación (no se necesita nada así en un ordenador con Linux), no hablaré del penoso terminal llamado “command” ni del porqué no deberías nunca abrir archivos adjuntos de los emails con Outlook Express.

Después de que el sistema se colgase cuando quería quemar un CD con el programa de grabación simplón incluido al mismo tiempo que hacía un análisis en una hoja de calculo con la miserable alternativa a OpenOffice de Microsoft llamada “Office XP” que me había costado otros 119€ (Lo conseguí un poco mas barato ya que soy un estudiante) puse todo otra vez en la bonita caja verde y se lo devolví a la tienda. El mismo día instalé Linux otra vez como crítica a un sistema operativo monousuario, medio verde llamado Windows XP que puede que esté preparado para el escritorio en cinco años. Hasta entonces estoy a gusto con mi libertad con BSD, OpenSolaris y Linux.

Debo decir que el artículo me ha gustado sobremanera. Y ciertamente razón no le falta. En sí, a GNU/Linux creo que no le falta casi nada y muchas personas (no todas, ya lo sé) estarían perfectamente a gusto con él… si le dieran una oportunidad.

Fuente original en Inglés: Matthias Endler weblog
Traducción tomada de: Infosertec

Colores en los bancos: ¿gusto o conspiración?

julio 18, 2008 en 11:40 PM | Publicado en General, Opinión | 7 comentarios
Etiquetas: , ,

Hoy, caminando por aquí y por allá, buscando una sucursal de HSBC por que tenía que hacer un depósito (no personal), me di cuenta de algo que me pareció sumamente curioso y/o raro. Me refiero al color que las instituciones bancarias utilizan para sí mismas.

En México, como en todos los países, hay varias empresas que se dedican a la banca. Y algo en que coinciden varias de ellas es en el mencionado color. Veamos:

El grupo Santander-Serfin utiliza principalmente el rojo. El citado HSBC, antes conocido como Bital, también usa el rojo. Scotiabank-Inverlat es rojo. Banorte es igualmente rojo. Y Banamex usa una combinación azul y… sí, adivinaron: rojo.

Se puede decir que los únicos que se salvan son BBV-Bancomer e IXE, siendo azul y verde, respectivamente. Por supuesto, aquí sólo estoy mecionando a los más conocidos. Dejo de lado otros como Banco Azteca (éste usa más el verde que el rojo) o Bansefi (que el logo de éste último también es rojo, pero usa más el azul).

¿Por qué usarán tanto el rojo? ¿Es acaso un acuerdo entre bancos? ¿O es otra conspiración como la de las botellitas? ¿O es solamente que no tengo nada mejor en que pensar y todo es un absurdo?

De hecho, viendo ahora la página de Santander, me doy cuenta de algo también curioso: el favicon que aparece una vez cargada la página es el de Sun Microsystems, en vez de el del banco. ¿Es eso legal?

Y esas son las cosas que se me ocurren cuando llevo dos horas bajo el Sol y sin haber comido nada.

Decibel Audio Player …And music for all

abril 29, 2008 en 7:58 AM | Publicado en Liberación digital, Opinión, Software bits | 2 comentarios
Etiquetas: , , ,

Después de una agitada tercera reinstalación de mi sistema Debian (el cual finalmente puse de la rama testing) y de que tuviera que lidiar con un buen de errores y metidas de pata, por fin tuve tiempo de flipar con el SO.

Concretamente, me puse a curiosear en las aplicaciones disponibles en los repositorios (eso me recuerda que no he puesto más de los que trae Lenny por defecto).

Viendo por aquí y por allá, me encontré un programa que me ha encantado, pues es la apoteosis de la sencillez para reproducir música. Su nombre: Decibel.

Decibel Audio Player es un reproductor musical para el entorno GNOME con una característica especial: su simple y limpia interfaz. El objetivo del proyecto no es reinventar la rueda o descubrir el hilo negro. Tampoco es hacer un programa plagado de opciones y funciones que en muchas ocasiones no son usadas y hasta resultan estorbosas. Decibel va más allá: sólo es un reproductor musical y ya.

Su interfaz se divide básicamente en cuatro partes: del lado izquierdo, el visor de la librería musical; a la derecha y arriba, los controles; a la derecha la lista de reproducción; y abajo a la derecha tres botones para repetir, aleatorizar y limpiar la lista.


Clic en la imagen para agrandar

Su sistema es modular, de modo que puedes seleccionar solo las opciones que quieres disponibles. Puede reproducir AudioCD’s y descargar su información de Internet. Posee además un módulo para usarlo con Last.fm, otro para notificaciones en el escritorio y para que en el mensajero muestre la canción que está siendo escuchada.

Y nada más. No tiene un editor de tags. No lleva un ecualizador. Y tampoco hace café. Y por eso me ha encantado. Por supuesto, todavía llego a necesitar de opciones más avanzadas, como la edición de tags o la búsqueda de las carátulas del álbum. Para eso uso mi Quod Libet. Por eso no veo a Decibel como un reemplazo, si no más bien como un complemento.

Hay una que otra cosa que me gustaría que tuviera el programa, como búsqueda y visualización de carátulas, pero en tal caso haré las sugerencias en la página de desarrollo del programa.

En conclusión, si lo que buscas es un reproductor sencillo, eficaz y rápido, pruebálo. Si necesitas de decenas de opciones e interfaces cargadas, mejor quedate con Amarok o Exaile.

Página principal del proyecto: Decibel.

¿Repetió?

abril 17, 2008 en 11:01 PM | Publicado en OMG, Opinión, Sucesos | 1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

Hoy me tocó registrar unos alumnos en el exámen de acreditación para la educación media superior (preparatoria, pues). El registro en cuestión se hace por Internet, llenando unos cuestionarios.

Ya saben: preguntas acerca de nombre, edad, ingresos, y cuestiones socio-económicas.

La institución que controla los registros y hace el exámen es una rama de la Secretaría de Educación Pública en México, por la tanto, se puede decir que son ‘autoridades’ en cuestiones educativas.

Por eso me extrañó/sorprendió mucho cuando, al estar llenando uno de los cuestionarios, en una pregunta apareció lo siguiente:

¿Repetió?

Clic en la imagen para agrandar

¡¿Repetió?! ¿Soy yo, o eso es un mega error garrafal para una página hecha por una institución educativa? Con razón el sector educativo en México es uno de los más atrasados. Chale.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.