Human Revelation Hybrid

diciembre 2, 2008 en 12:46 AM | Publicado en Debian, General, Los días nada interesantes | Deja un comentario
Etiquetas: , , , ,

Pues como dice Linuxman: “si no tienes nada que publicar… pues un screenshot” ^__^.

Human Revelation Hybrid 1

Human Revelation Hybrid 1

Human Revelation Hybrid 2

Human Revelation Hybrid 2

Éste es uno de los temas que más me ha gustado como me ha quedado, puesto que combina sencillez y claridad en un mismo tema.

El tema GTK es Clearlooks Classic, modificado en varios puntos con el programa GNOME Color Chooser.
El borde de ventana es Human Synergy, del GTK del mismo nombre.
El set de iconos es GNOME-Colors, variación Human.
El fondo de pantalla está incluído con el tema GTK Pucko Modern.

¿Y por qué le puse Human Revelation Hybrid? Por que el tema en sí lo cree usando el tema de iconos Oxygen-refit 2 Orange Version, que son más ‘modernos’, además de un fondo de pantalla fotográfico. Luego hice ésta mezcla, que al final me gustó más. Además, después de mucho estar combinando temas, y que al final ninguno me gustaba, me puse a jugar con las paletas de colores de varios de ellos, y dígamos que tuve una “revelación” al usar los tonos de naranja de los temas Human de Ubuntu y del motor Rezlooks.

Anuncios

Actualizando el Twitter desde terminal en GNU/Linux

noviembre 24, 2008 en 1:31 AM | Publicado en Consejos y utilidades, Liberación digital, Linux Shell, Software bits | 1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

Bueno, creo que el asunto del post en sí está algo trillado, puesto que ya desde hace tiempo que es posible actualizar el Twitter desde la línea de comandos en GNU/Linux. De hecho, hoy que estaba haciendo una búsqueda me encontré varias páginas que ponen instrucciones sobre cómo hacerlo. No obstante, la forma que postean no es que me agradara mucho, puesto que hay que bajar un script de fuera de los repositorios, y hay que invocarlo desde la carpeta donde esté guardado para poder usarlo.

Por lo tanto, me puse a investigar bien. Una búsqueda rápida por el Synaptic demostró ser mejor y me encontré con una utilidad mucho mejor y más sencilla. El nombre del paquete: python-twyt.

A diferencia de otras soluciones, Twyt se me hizo extremadamente sencillo. Leyéndose el man y con ayuda del comando

$ twyt --commands

sabremos muy bien cómo manejar el cliente. En sí es muy sencillo. Primero nos autenticamos:

$ twyt savepass -u USUARIO

con lo que nos pedirá la contraseña, misma que guardará en un archivo oculto, en nuestro Home: .twytrc. Hecho esto, podemos mandar un nuevo Tweet:

$ twyt tweet MENSAJE

Podemos ver nuestra línea de tiempo (timeline):

$ twyt usertl

Ver los 20 tweets más recientes nuestros y de nuestros amigos:

$ twyt friendtl

Borrar uno de nuestros mensajes:

$ twyt delete ID_DEL_MENSAJE

Y muchas otras cosas. Como dije antes, el programa es muy sencillo y al menos para las cosas básicas nos puede servir perfectamente. Además, la sintaxis es muy simple también. Repito, lo mejor para saber bien el funcionamiento es leerse el manual (man) y revisar la lista de comandos permitidos. Y si ya lo hicieron, pues ¿a qué esperan? A twittear de la forma más geek posible 😉 .

Cambiar el tamaño de la ventana de terminal en GNOME

noviembre 22, 2008 en 2:05 AM | Publicado en Consejos y utilidades, Liberación digital | 2 comentarios
Etiquetas: , ,

Cuando uno es usuario de GNU/Linux y aparte le agradan a uno las cosas “difíciles”, entonces es muy seguro que sea del personal agrado el usar mucho la terminal o consola. Y claro, comparadas con la que sigue llevando Windows en cualquiera de sus versiones, las terminales de la familia de los UNIX tienen una flexibilidad tremenda.

Pero en GNOME hay un problema. Gracias a no se qué genial idea de los tipos detrás de Metacity, el gestor de ventanas no guarda nativamente ni el tamaño ni la posición de las ventanas en el escritorio. ¿El resultado? Tener que redimensionar y reubicar ventanas manualmente. Y esto es especialmente engorroso con la terminal (o más propiamente, GNOME Terminal), puesto que para trabajar a gusto en ella hay que estarla redimensionando a cada rato.

Pues ya no. Gracias a una investigación rápida que me he hecho por el Web, encontré una manera sencilla de que todas las terminales que se abran, tengan un tamaño predefinido.

El procedimiento es muy simple. Abrimos una terminal y accedemos como root. Luego navegamos hasta

/usr/share/vte/termcap

En donde encontramos un archivo llamado xterm. Hay que editar éste archivo. Si lo queréis hacer con gedit o nano u otro editor, es a vustro gusto. Yo lo haré con nano. Como sea, hay que buscar la siguiente línea:

:co#80:it#8:li#24:\

Es una de las que tienen sangría y está relativamente cerca del principio del archivo. Aquí, hay que cambiar los valores que tienen co y li. Es decir, columnas y neas. Introducimos los valores que queramos y guardamos el archivo.

Listo. Reiniciamos la terminal y veremos que cualquiera nueva instancia que abramos aparecerá con las nuevas medidas. Sencillo, ¿no?

Cuelgue al usar GIMP y el motor Murrine: como solucionarlo

octubre 20, 2008 en 12:49 AM | Publicado en Consejos y utilidades, Gnome, Liberación digital | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

Hace un tiempo me di cuenta de que al intentar crear una imagen nueva en GIMP, si estaba usando un tema basado en Murrine, el programa se colgaba al mostrar el diálogo de nuevo archivo.

Claro, si metía un tema basado en el clásico Clearlooks o en otro engine más ‘conservador’ no ocurría nada. Pues vale, parece que por fin encontré una forma de arreglarlo.

Primero, hay que mencionar que esto es bug del engine, no de GIMP, por lo que si se os ocurría el poner un reporte en a los desarrolladores de dicha aplicación, abortad la idea (yo lo hice y me mandaron al queque XD).

Pues como sea. Según me enteré (y pude comprobar luego), el fallo ocurre solamente cuando se usa el tema pequeño (Small) de GIMP, ya que al usar el tema normal, no pasa nada. Sabiendo esto, tenemos varias soluciones. Podemos usar otro tema en GNOME, lo que no es lo ideal si nos gusta el que tenemos de momento. Podemos usar solamente el tema por defecto de GIMP, lo cual es mejor, si es que no nos molesta el hecho de que los iconos del programa ahora son dos veces más grandes. Claro, si tenemos espacio en pantalla suficiente, sea.

O podemos hacer lo siguiente. Abrimos una terminal y obtenemos permisos de root (con su o sudo, como quieran). Luego navegamos hasta la carpeta donde GIMP guarda sus temas.

LunaNueva:# cd /usr/share/gimp/2.0/themes/

Allí tenemos dos carpetas: Default y Small. Entramos a ésta última.

LunaNueva:# cd Small

Y justo aquí hay un archivo con nombre gtkrc. Éste es el archivo de tema y es el que editaremos. Lo abrimos con nuestro editor de testo preferido (yo uso nano):

LunaNueva:# nano gtkrc

Y nos abrirá algo así:

# pixmap_path “<dir 1>:<dir 2>:<dir 3>:…”
#
# include “rc-file”
#
# style <name> [= <name>]
# {
#   <option>
# }
#
# widget <widget_set>       style <style_name>
# class  <widget_class_set> style <style_name>

style “gimp-default-style”
{
stock[“gtk-dialog-error”] =
{
{ “../Default/images/stock-error-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}
stock[“gtk-dialog-info”] =
{
{ “../Default/images/stock-info-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}
stock[“gtk-dialog-question”] =
{
{ “../Default/images/stock-question-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}
stock[“gtk-dialog-warning”] =
{
{ “../Default/images/stock-warning-64.png”, *, *, “gtk-dialog” }
}

# font_name = “sans 8”

# Enabling the following line for some reason breaks toolbox resize
# increment calculation. You can enable it to get an even smaller GUI
# but need to restart GIMP after the theme change.
#
# GtkWidget::focus_padding         = 0

GtkOptionMenu::indicator_size    = { 5, 11 }
GtkOptionMenu::indicator_spacing = { 4, 3, 1, 1 }

GtkPaned::handle_size             = 5
GimpDock::default_height          = 240
GimpDockSeparator::height         = 5
GimpMenuDock::minimal_width       = 200
GimpMenuDock::menu_preview_size   = small-toolbar
GimpToolbox::tool_icon_size       = menu
GimpToolbox::button_relief        = none
GimpDockbook::tab_border          = 0
GimpDockbook::tab_icon_size       = menu
GimpColorNotebook::tab_border     = 0
GimpColorNotebook::tab_icon_size  = menu
GimpDockable::content_border      = 1
GimpEditor::content_spacing       = 1
GimpEditor::button_spacing        = 1
GimpEditor::button_icon_size      = menu
GimpDataEditor::minimal_height    = 64
GimpFrame::label_spacing          = 2
GtkDialog::content_area_border    = 0
GtkDialog::button_spacing         = 6
GtkDialog::action_area_border     = 12
GimpUnitComboBox::appears_as_list = 0
}

class “GtkWidget” style “gimp-default-style”

style “gimp-tool-dialog-style” = “gimp-default-style”
{
GtkDialog::action_area_border = 6
}

class “GimpToolDialog” style “gimp-tool-dialog-style”

style “gimp-grid-view-style” = “gimp-default-style”
{
bg[NORMAL] = { 1.0, 1.0, 1.0 }
}

widget “*GimpContainerGridView*GtkViewport*” style “gimp-grid-view-style”

style “gimp-dockable-style” = “gimp-default-style”
{
GimpFrame::label_bold       = 0
GtkButton::focus_line_width = 1
GtkButton::focus_padding    = 0
}

widget “*GimpDockable.*” style “gimp-dockable-style”

Ahora, sólo tenemos que comentar las líneas que he puesto en negritas. Para hacer esto, agreguen una almohadilla (#) al inicio de las líneas:

# GtkOptionMenu::indicator_size    = { 5, 11 }

# GtkOptionMenu::indicator_spacing = { 4, 3, 1, 1 }

Y guardamos el archivo. Listo. Iniciamos GIMP otra vez con el tema Small y veremos que ya no se nos cierra ni cuelga. Ahora, debo decir que éste es un método que no he probado lo suficiente. A mí hasta ahora no me ha dado fallos, pero si a ustedes sí les pasa algo, pueden dejar el archivo como estaba y usar otro tema global o usar el tema por defecto de GIMP. O seguir buscando otra solución. Pero espero que esto les haya funcionado bien.

Cambiar la apariencia del botón de Slab en GNOME

octubre 3, 2008 en 12:34 AM | Publicado en Consejos y utilidades, Gnome, Liberación digital | 5 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

En un mensaje anterior puse de manifiesto mi uso del menú de GNOME Slab, o gnome-main-menu. El menú hecho por Novell para la inclusión en su sistema SuSe.

Pues bueno, desde que lo uso, una de las cosas que no me ha gustado mucho ha sido el hecho de que el texto en cuestión del botón muestra únicamente la palabra Ordenador (o Computer, en el inglés) y como imagen adjunta lleva el icono de Equipo, el cual cambia según el tema de iconos que estemos usando en el momento. Esto en sí no es un problema, puesto que tal cosa no tiene nada que ver con la funcionalidad del menú. Pero es algo que siempre quise cambiar y no había podido. Hasta ahora.

Aqui tenemos un menú Slab con el botón sin modificar

Aquí tenemos un menú Slab con el botón sin modificar

Googleando por aquí y por allá, me he enterado de una manera de lograr que dicho botón tenga el texto que queramos (o que no tenga) y la imagen que queramos (igualmente, o que no tenga). El procedimiento es en sí sencillo, aunque necesitaremos permisos de root. Vamos allá.

Primero hay que saber donde se guardan dichas preferencias en el árbol de directorios. En el caso de Slab, está en /usr/share/gnome-main-menu. Aquí hay varios archivos, más el que nos interesa es slab-window.glade. Si abrimos éste fichero con el editor de textos veremos que su estructura es algo así como la de un XML, por lo que editarlo se vuelve demasiado tedioso y requiere de conocimientos de los que no voy a hacer gala aquí, puesto que éste truco lo hice la manera ‘fácil’ 😉 .

Total, que ahora toca abrir este archivo. ¿Cómo? Simple: necesitaréis el editor de interfaces Glade, el cual es un programa que nos permite crear y editar las interfaces de usuario sobre GTK+ y GNOME. Si usáis Debian o Ubuntu, es muy seguro que lo tengáis en los repositorios. Si no os aparece, os tocará ir a la página del proyecto y agenciaros el tarball y a compilar (o buscar el DEB o RPM asociado a su distribución, si existe). No se preocupen, yo los espero.

¿Listos? Bueno, pues ahora toca abrir una consola y logearse como root (con su o sudo, según vuestra distro). Luego abrir el programa introduciendo glade-3. ¿Qué por qué hay que hacerlo como root? Pues por que -recordad- estamos por editar un archivo que está fuera de nuestro Home, en territorio del superusuario. Como sea, una vez abierto, clicad al comando de Abrir y navegad hasta la ruta que os he puesto al principio. ¿Os acordáis cúal era? ¿No?  Es /usr/share/gnome-main-menu. Ahora abran el fichero slab-window.glade.

Os aparecerá algo así:

Se ve más o menos asi

Se ve más o menos así

Como ven, es un armado de cuatro posiciones de botón disponibles. Conceptualmente, sólo hay que cambiar estos valores. ¿Cómo hacerlo? Nada más fácil. Primero que nada, no se os olvide crear una copia del archivo original, por si acaso (haciendo un Guardar como…). Luego seleccionen el valor a cambiar, por ejemplo, la imagen. Para éste elemento hay tres tipos disponibles: Tema de iconos, que es el que tiene por defecto. Tomará el icono correspondiente a Equipo de nuestro tema en uso. Luego está Stock, el cual nos permite elegir un icono del tema, sin importar cual sea, pero sólo podremos usar los proporcionados en dicho tema. Por último, está Nombre de archivo, que es el más útil, puesto que nos da la opción de escoger una imagen arbitraria para usarla.

Las opciones al elegir un elemento de imagen

Las opciones al elegir un elemento de imagen

Hay que hacer notar que la imagen que pongamos afecta el tamaño del botón y que no puede ser redimensionada dentro de Glade, por lo que si tenemos una imagen muy grande (o pequeña), hay que escalarla con un programa externo (como Gimp) y guardarla luego. Después hay que cambiar cada una de las cuatro imágenes. Ahora vayamos a por el texto.

Opciones al seleccionar un elemento de texto

Opciones al seleccionar un elemento de texto

Como se puede ver, hay varias opciones que podemos cambiar. No obstante, no me voy a poner a explicar cosas que todavía no sé completamente, por lo que sólo veremos como cambiar el texto. Es simple: seleccionamos el elemento y luego en la caja de la derecha cambiamos la expresión. Si damos clic en el botón de los puntos suspensivos a la derecha, podremos modificar otras cosas, como el hecho de que el texto que pongamos sea traducible. Esto es, que independientemente de la palabra puesta, al cambiar el idioma del sistema, dicha expresión será traducida al nuevo idioma (por ejemplo: Computer pasa a ser Ordenador o Computadora). También podremos incluir notas a los traductores y cosas así.

Si se da el caso que ustedes quieran el botón sin texto alguno, lo seleccionan y luego le dan a la tecla Suprimir. Al lado de la imagen aparecerá un cuadrado gris. Pero no queremos que quede éste cuadrado. pues nuevamente le damos clic y a la derecha se nos mostrarán unas opciones. Hay que modificar la parte que dice Número de elementos y poner el valor a 1. Repito, esto es para los cuatro botones (aunque el primer botón en vertical no deja bajar el número a menos de 2).

Opción a modificar al borrar el texto

Opción a modificar al borrar el texto

Esto también aplica a si lo que se borra es la imagen. Pues bien, yo sólo quería cambiar el icono que ponía por defecto por el de la distribución (Debian, en mi caso) y modificar el texto por el mismo nombre. Hecho esto…

Asi quedó en mi caso

Así quedó en mi caso

…guardamos el archivo y cerramos Glade. Los cambios no se verán hasta que reinicien ya sea el servidor gráfico (Ctrl + Alt + Backspace) o el sistema completo. Al final se verá así (obviamente variará según lo que le pongan):

Cuando se ha completado el proceso

Cuando se ha completado el proceso

Y eso es todo. Podremos volver a modificar el botón cuando queramos, usando el mismo procedimiento. Un apunte nada más. Antes de hacer esto, en mi menú las opciones para cambiar entre Aplicaciones, Documentos y Lugares lucían como botones, pero después cambiaron a controles radiales. Siguen funcionando perfectamente, por lo que no me afecta en nada.

Y con esto finalizo éste mini-tutorial. Como se puede ver, buscando un poco se pueden personalizar cosas que aparentemente no eran personalizables en GNOME (y en otros entornos de escritorio también). Otra de las razones para amar más al sistema del Pingüino 😉 .

Mis primeros pasos con Windows XP

septiembre 22, 2008 en 9:52 PM | Publicado en Liberación digital, Opinión, Webroll | Deja un comentario
Etiquetas: ,

No acostumbro hacer copy-paste por que no me gusta para nada. No obstante, hay veces en las que vale la pena para difundir algo muy bueno o interesante. Éste es uno de esos casos:

Mis primeros pasos con Windows XP

He oído acerca de un nuevo Sistema Operativo llamado Microsoft Windows el otro día y quería probarlo porque dicen que es fácil de usar y que es intuitivo. Desafortunadamente el autor no ofrece ningún live-cd para probar todo antes de instalarlo. En vez de descargarlo de Internet, como siempre hago, he tenido que ir a la tienda de ordenadores y comprar uno por el precio de 150€. También hay la llamada “Professional Edition” pero costaría incluso mas. Lo primero que hice cuando llegué a casa fue abrir la caja, poner el cd que traía en mi lector de DVD y encender el PC. La pantalla de instalación consistía en un simple fondo azul y un menú fácil de usar. Quise respaldar mis datos primero así que intenté abrir una consola virtual pero lo normal de CTRL-ALT-F1 no funcionó (¿Que diablos?). Tuve que reiniciar, hace una copia y reiniciar la instalación de nuevo. El menú daba la opción “Instalar Windows XP” y la seleccioné.

Entonces hubo un extraño mensaje que decía “Acuerdo de Usuario Final” y tuve que aceptarlo para continuar. No había oído nunca de algo como esto en Linux así que leí la mayor parte del largo texto. No me está permitido distribuir este producto y no haré copias a mis amigos. Era de cualquier forma el extremo opuesto de otra licencia de la que había oído que se llama Gnu GPL. Después de aceptarla con F8 la instalación continuó. Windows no reconoció que tenía particiones ext3 y reiserfs en mi sistema y me dijo que había encontrado un “sistema de archivos desconocido”. Siempre había pensado que eran estándares pero puede que estuviese equivocado. Había una opción de borrar todo el disco duro e instalar WinXP y la elegí. La próxima cosa curiosa fué que Windows no crea una partición separada para mis preciados datos y solo crea una gran partición del sistema. “Puede que Windows tenga un sistema de archivos de alta seguridad que haga backups automáticos en caso de perdida de datos” pensé. Como yo tenía un disco relativamente grande no pude seleccionar Fat32 y tuve que optar por NTFS. Tardó un rato formatear el disco.
Desafortunadamente no pude seleccionar paquetes de una lista como siempre hago en Linux – Windows seleccionó todo el solo. Los únicos ajustes que pude hacer fue introducir la fecha del sistema correcta, mi usuario y algo llamado clave de registro. Esta era un numero de 25 dígitos que tuve que introducir manualmente antes de que la instalación continuase. Después de otro reinicio Windows estaba finalmente listo y funcionando – o casi. Windows quería activarse primero. Durante este proceso Microsoft intenta acceder a una web y verificar los datos de registro. ¡Ni de coña! Lo cancelé y Windows me dijo que tenía un periodo de prueba de 30 días después del que tendría que registrarme. ¡Vaya mierda!

La nueva interfaz de usuario apareció y empecé a olvidar todas las dificultades iniciales. Era un poco raro que no hubiese una pantalla para poder iniciar sesión con el usuario por defecto para el trabajo diario. Por el momento estaba en modo administrador y tenia acceso de root. Eso me hizo sentir incómodo porque mi hermana pequeña tendría los mismos privilegios en ese sistema. Tampoco había opción para ajustar los permisos de los archivos (algo como chmod) manualmente y esto podría ser otro riesgo para una estación de trabajo. Busqué el material de la documentación del sistema para empezar a ajustar mi nuevo sistema como quería pero no pude encontrar nada usable (F1 realmente no ayuda). De repente, un horrible pop-up amarillo apareció en la esquina derecha al fondo de la pantalla. Decía algo como “Nuevo dispositivo encontrado.” Una ventana en el medio de la pantalla me dijo que tenía que insertar el CD del controlador del dispositivo y pulsar en “Continuar”. Al principio no sabía lo que era pero de repente me dí cuenta de que un controlador de dispositivo era algo como un modulo. Me acuerdo que venía un CD con mi impresora y lo encontré en una caja en el ático. Pulsé en “Continuar”. Mi nuevo sistema me advirtió que el controlador del dispositivo no había pasado el test de compatibilidad de hardware y que debería probar otro controlador. Estaba un poco asustado de darle a “Continuar” pero finalmente me decidí a hacerlo y – todo fue perfectamente. Estaba un poco irritado porque el estúpido mensaje me cabreó pero no tenía tiempo para quejarme. Después de eso instalé todo el hardware y estaba preparado para navegar.

No había cortafuegos ni anti-virus instalado y me sentí un poco inseguro cuando entré por primera vez en la web. Estuve navegando durante dos minutos mas o menos antes de que recibiese un mensaje de “Al Dick” que me ofrecía una ración-durante-seis-años de Viagra. Dejando a un lado que no necesito ese tipo de cosas (¡de verdad!) era increíblemente cabreante. Encontré un how-to en la red para desactivar esos mensajes. El Internet Explorer no tiene filtro de popups y parece atraer publicidad y después de quince minutos mi barra de tareas parecía un campo de batalla de spam. Tuve que cerrar todas las ventanas manualmente. Mi antiguo navegador Firefox traía posibilidad de pestañas incluía pero parece ser que IE tiene sus propias reglas y estándares de navegación. Pero eso fue solo el principio: Cuando quise chatear con mis amigos descubrí que Windows Messenger no soporta ICQ, AIM, TOM ni Jabber. Tenía forzosamente que crear una llamada cuenta de MSN para continuar pero me negué. Cuando quise mirar un DVD nuevo que había comprado en Francia Windows Media Player me dijo que no podía usar mi dvd en el PC debido al llamado “código de región”. Estaba algo confuso acerca de todo esto y le pregunté a un amigo que debía hacer. Me dijo que hay transferencia de datos desde mi PC con Windows directamente a Microsoft con el objetivo de comprobar mis especificaciones de hardware y hacer un chequeo de autenticidad de mi software. Estaba indignado. Estaba pagando un montón de dinero para tener un sistema estable y seguro que respetase mi privacidad y no una basura charlatana con fallos abierta a los demás como la puerta abierta de un granero. Quise echarle un ojo al código fuente para ver si esas recriminaciones eran correctas pero no pude porque ¡no había código fuente incluido! No quiero hablar de la llamada “jerarquía de archivos” de XP donde los ficheros de configuración del sistema pueden son accesibles vía C:\Windows\system en vez de /etc. No quieres saber lo que es la desfragmentación (no se necesita nada así en un ordenador con Linux), no hablaré del penoso terminal llamado “command” ni del porqué no deberías nunca abrir archivos adjuntos de los emails con Outlook Express.

Después de que el sistema se colgase cuando quería quemar un CD con el programa de grabación simplón incluido al mismo tiempo que hacía un análisis en una hoja de calculo con la miserable alternativa a OpenOffice de Microsoft llamada “Office XP” que me había costado otros 119€ (Lo conseguí un poco mas barato ya que soy un estudiante) puse todo otra vez en la bonita caja verde y se lo devolví a la tienda. El mismo día instalé Linux otra vez como crítica a un sistema operativo monousuario, medio verde llamado Windows XP que puede que esté preparado para el escritorio en cinco años. Hasta entonces estoy a gusto con mi libertad con BSD, OpenSolaris y Linux.

Debo decir que el artículo me ha gustado sobremanera. Y ciertamente razón no le falta. En sí, a GNU/Linux creo que no le falta casi nada y muchas personas (no todas, ya lo sé) estarían perfectamente a gusto con él… si le dieran una oportunidad.

Fuente original en Inglés: Matthias Endler weblog
Traducción tomada de: Infosertec
Página siguiente »

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.