Disertaciones religiosas

agosto 30, 2009 en 11:13 PM | Publicado en Los días nada interesantes, Los tiempos para recordar, OMG | Deja un comentario

Hoy hice enojar a una monja. Y no es que fuera intencional (aunque de hecho dio ésa impresión). Pero es que el asunto de esto de las religiones de puerta en puerta es algo que es tan ‘cabreante’, que simplemente no pude resisitirme.

Una de las formas más fáciles de hacer enfadar a un religioso es cuestionar su religión. Poner en duda su autenticidad y hacerle preguntas. Muchas preguntas. Y cuando dichos cuestionamientos son sacados únicamente del libro sagrado de la persona religioso/fanática (leáse Biblia, Corán o el manga de Naruto), la receta para el cabreamiento del susodicho(a) es instantánea, oiga. Y aparte, es muy divertido.

Pero no se crea que mi intención desde el principio fue ésa. De hecho, yo estaba muy tranquilo releyendo Robinson Crusoe (un libro entretenido para pasar un par de tardes), cuando mi madre me llama preguntándome acerca de cierto versículo de la Biblia. Y es que desde que mi madre también comenzó a leer más (especialmente el “500 años fregados pero cristianos“, de Rius), le ha dado por no creerse todo lo que la iglesia católica dice. Y ésta vez no fue la excepción. Y se le ocurrió que yo saliera, pues a la sazón la moja de la que hablo tocó a nuestra puerta a la testigo de Jehová queriendo hablarnos de religión. Y yo, que no quería dejar a mi progenitora a la merced de la religiosa, salí.

Y comenzó el borlote. Preguntas y respuestas evasivas a mansalva. Cuando pregunté el por qué de varias aberraciones hechas por el dios católico, ella respondió que él tenía sus razones para hacerlo. Pregunté sobre otras tantas que ha hecho la iglesia católica, me respondió que no tenía idea que pasara eso. Y cuando cuestioné el por qué debería de creerles a ellos y no a otras religiones, me dijo que yo era muy soberbio y que así, en ‘mi corazón’ (sic) no entraría el Señor. Con dos cojones.

Para éste punto las cosas ya se habían puesto muy surrealistas. Mi progenitora comenzó también a hablar y como lo que yo dijera incomodó sobremanera a la religiosa, procedió a ignorarme mientras alegaba con mi madre. Vamos, que aparte de sendas miradas furibundas que me dirigía, intentó no hacerme más caso. Pero como resulta que vengo de una familia la mar de molona, a la que no se le puede hacer callar fácilmente, tuvo que seguir escuchando mis cuestionamientos. Por que sólo hice eso. No grité, no insulté directamente y que yo sepa, no hice nada que rompiera las normas de la ‘educación’. Pero se cabreó. Y con ganas.

Al final, la mujer se fue pisando en blandito y murmurando cosas en arameo mientras mi madre y yo alucinábamos pepinillos. Y todo por lo absurdo del asunto. Que un testigo se nos saque de onda ya lo hemos visto mucho. Pero cuando esto pasa con una monja y que aparte no se queda en mosqueo, si no que es encabronamiento verdadero, pues es cosa para ver, oigan.

Pero fue leve. No hubo golpes, ni nada parecido. Únicamente una serie de preguntas ‘incómodas’ (para la monja, claro está). Eso sí, supongo que ahora tendré que andar con cuidadito, que en una de esas la mencionada junta a una turba iracunda y son capaces de querer lincharme. Pero no creo. Al fin y al cabo la religión católica predica el amor entre semejantes y la iglesia nunca ha cometido crueldades hacia otros humanos, ¿cierto? 😉

Anuncios

Y con esto de la influenza…

abril 29, 2009 en 10:31 PM | Publicado en Los días nada interesantes | Deja un comentario

…pues he tenido ‘vacaciones’ forzadas. Y claro, por mi parte, de maravilla y flipando de lo lindo, que esto no pasa todos los días, oiga.

Y no es que yo ande enfermo, para nada (ando tentando mi suerte XD). Si no que como donde curro también es escuela, pues por disposición oficial han tenido que mantener cerrado mínimo hasta el próximo 6 de Mayo. O sea, que se joden. Y eso es a chaleco, por que todavía andaban con puertas abiertas el Lunes, y han llegado un buen de patrullas y se ha armado el ‘malacatonche’. Y que conste que yo nada más me lo figuro, por que pasó antes de que yo llegara.

Nah. A fin de cuentas, tienen que pagar quincena, así que nada más ir el Viernes a cobrar y ¡yey! Tal vez y hasta pueda ir a la TNT. Ya veremos.

Pero mientras, a rascarse los cojones con las dos manos, que parece que esto va para largo. Así que nos estaremos leyendo.

¡See ya!

Violación de segmento en el analizador de uso de disco

abril 8, 2009 en 6:33 PM | Publicado en Consejos y utilidades | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

En las distribuciones GNU/Linux que usan GNOME como su entorno de escritorio predeterminado (leáse Debian, Linux Mint o Ubuntu), la herramienta predeterminada que sirve para analizar nuestro disco duro y saber el tamaño que ocupa cada carpeta es baobab, aunque dentro de GNOME nunca es llamada por ése nombre, siendo más bien el “Analizador de uso de disco”.

pantallazo-analizador-de-uso-de-disco

Esta aplicación, como se puede suponer, hace un escaneo de las carpetas o unidades que especifiquemos y nos muestra con un gráfico muy intuitivo cuáles son las que ocupan más espacio en la unidad y su estructura.

Toda esta cátedra viene a cuento por que últimamente he estado usando mucho dicho programa, puesto que ando en el proceso clásico de las copias de seguridad. Y claro, me es muy útil para saber qué directorios ocupan más y qué es lo que tienen, para que el backup no crezca hasta dimensiones estratosféricas.

Por eso me quedé demasiado mosqueado cuando hace unos momentos, de buenas a primeras, la aplicacioncita de marras no quiso arrancar. O bueno, debería decir que arrancó, pero se cerró instantáneamente. Como cualquiera que tenga dos dedos de frente y use GNU/Linux o BSD o cualquier otro *NIX, intenté iniciar el programa desde consola, que siempre es lo mejor para saber de posibles fallos. Pues va, que lo intento iniciar y me tira lo siguiente:

kureno@LunaNueva:~$ baobab
Violación de segmento

¡Hala! Vamos bien. Una violación de segmento.  Y nada más para saber qué demonios ocurre. Ya puestos, sigue lo clásico: intentar desinstalar y reinstalar el programa. Vamos a Synaptic (o desde consola, da igual) y nos damos cuenta de que el paquete ‘baobab‘ no está. Buscamos más y descubrimos que dicha herramienta está, pero dentro del metapaquete gnome-utils. Pues hala, a reinstalar. Terminamos y nos damos cuenta de que sigue igual. Mola.

Veamos, ¿qué más podemos intentar? ¡Ya sé! Veamos si podemos iniciarlo como root. Nuevamente desde consola y usando su o sudo, vemos que si funciona, por lo que es concluyente que no es un fallo del programa. Si lo fuera, no arrancaría con ningún usuario. Entonces… ¿qué puede ser?

Pensando un poco (o un mucho, depende, es usar razonamiento deductivo =3), llegamos a la conclusión de que lo único que diferencia el comportamiento de un programa entre varios usuarios es la configuración personal. Es decir, que de forma intencionada o no, algo le movimos a nuestra configuración personal que hace que el programa tenga error. ¿Qué hacer?

Existen varias rutas y dependen de la aplicación en cuestión. Si el programa se puede reconfigurar desde la línea de comandos, pues nos tocará leernos el man y ver si encontramos algo. O borrar el directorio asociado (y oculto) de nuestra carpeta personal. O buscar en la Herramienta de configuración, que en este caso en particular, es lo que funciona.

Abrimos dicha herramienta con un Alt + F2 y escribimos gconf-editor. Ahora, navegamos hasta /apps/baobab/properties y buscamos el valor skip_scan_uri_list en el lado derecho:

pantallazo-editor-de-configuracion-properties

Doble clic y en la siguiente ventana seleccionamos el valor file:/// y con el botón Quitar, lo eliminamos:

pantallazo-editar-la-clave

Cerramos todo e intentamos iniciar el Analizador de nuevo. Si todo se hizo bien, pues ya debe de funcionar. Ahora, no olvidéis apuntar esta solución, que seguro les puede pasar de nuevo ;-).

Nos vemos.

Butterfly Kiss

marzo 24, 2009 en 11:38 PM | Publicado en Sonidos y voces | 1 comentario
Un tema que me agradó mucho desde que lo oí por primera vez

[clearspring_widget title=”Grooveshark Widget: Single Song” wid=”48f3f305ad1283e4″ pid=”49c9c36db3c2089d” width=”400″ height=”40″ domain=”widgets.clearspring.com”]

Y nada más…

Ahora si pude ir

marzo 18, 2009 en 12:09 AM | Publicado en Animación e historietas, Los días nada interesantes, Los tiempos para recordar | 1 comentario

Después de casi 2 años de abstinencia forzada, el domingo pasado pude ir por fin (y de nuevo) a La Mole, una convención de comics, anime y manga que es organizada en la Ciudad de México. Concretamente, es una de las dos más grandes y conocidas que se hacen, siendo la otra la TNT.

¿Qué puedo decir? Después de tanto tiempo de no ir, fue reconfortante meterme de nuevo por allá. De hecho, la principal razón por la que fui, es comprar. Así de sencillo. ¿Y qué? Un montón de gilipolleces, por supuesto.

Un gran paquete de series con las cuales tengo para divertirme por un muy buen tiempo. Shakugan no Shana, Lucky Star, Eureka Seven y Sketchbook ~Full Color’s~ son algunas de ellas. Así que podré enviciarme por un muy buen rato =D.

Además de eso, también me estampé dos camisetas con imágenes de la citada Shana, y para rematar, una figura de Mikuru Asahina y un NekoPlush de Haruhi Suzumiya.

Por supuesto, éste tipo de lugares puede incitar a una locura temporal y acabar fácilmente con los ahorros, por eso tuve que contenerme para no gastarme todo mi dinero. Y aún me dejé muchas cosas que me gustaron, pero espero poder conseguirlas en la siguiente convención, la mencionada TNT.

Claro, como los tiempos anda un poco difíciles, puede que vaya a ésta o no. Todo depende. Pero por lo pronto, tengo mucho material para flipar en colores =D.

De vuelta

marzo 17, 2009 en 12:59 AM | Publicado en General | 1 comentario

Al final, lo único necesario para que me dieran ganas de blogear (en ocasiones éste término me da escalofríos) de nuevo, no fue ni una súbita llegada de inspiración febril ni un cheque por USD$ 1,000. No. Simplemente, un cambio de ánimo repentino y una meditación exhaustiva.

Y claro, al final, como ya es costumbre conmigo (aunque sólo los que me conocen de tiempo atrás lo saben bien), tuve que rediseñar el blog para que las susodichas ganas no se me fueran apenas regresando. Y vamos, no me quise poner a hacer un súper diseño que, aparte de que WordPress.com no da mucha libertad con esto, no podía cumplir, puesto que mi capacidad creativa es algo tan variable como la marea. Ya sabéis: a ratos llega, a ratos se va.

Así que opté por algo más sencillo (nuevamente) y una pequeña reorganización del lateral. Agregar iconitos de los servicios donde ando (aunque en StumbleUpon y Delicious apenas me he unido) y el de las suscripciones RSS.

Algo muy normal, como en todos los blogs, vamos. Así que ahora que regresé, tendré que poner esto al corriente de varias cosas, que ya va siendo tiempo.

Pero de momento, me voy a dormir. A ver qué pongo mañana 😛 .

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.